1507
mar. 6 de 2015
Proyectos en concreto
Tiempo de lectura: 5 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

Ciudad de México es una de las capitales del mundo que reúne casi todos los tipos de peligros geológicos que existen. El suelo de la capital mexicana es uno de los más complejos e inseguros que existen para cimentar cualquier estructura; los suelos fangosos y movedizos ponen en latente peligro cualquier tipo de edificación construida en la zona. Adicionalmente, la ciudad está en una de las zonas más activas sísmicamente, lo que implica un riesgo aún mayor, ya que el tipo de suelo generaría un amplificación de las ondas y por ende un mayor impacto en las estructuras de la ciudad.

El Distrito Federal y su zona metropolitana tienen cerca de 20 millones de habitantes y hoy en día es el centro político y económico más importante del país. Varias mediciones en diferentes lugares, han mostrado que en menos de 100 años, se han presentado hundimientos de hasta 11 metros. La ciudad está ubicada en una cordillera volcánica y una de las particularidades de los ejes volcánicos en general es que suelen formar cuencas lacustres que se llaman endorreicas, donde el agua que entra allí no sale, lo que explica en parte las características de los suelos de la zona.

Render del proyecto “Nuevo Senado de México”

Render del proyecto “Nuevo Senado de México”, el cual fue inaugurado en el año 2010 como parte de la conmemoración del bicentenario del país azteca. Crédito: © Javier Muñoz Menéndez.

La estructura del nuevo complejo del Senado tiene un peso aproximado de 45.000 toneladas y tiene 9.000 m2 construidos. La construcción del proyecto inició en 2007 y finalizó en 2010. En su diseño se integraron en un solo espacio 3 edificios para albergar a 128 senadores y 1.500 empleados. La torre para las Comisiones Parlamentarias, el Hemiciclo donde están las oficinas de los senadores y el Pleno donde sesionan los legisladores forman la estructura central del proyecto. Los tres edificios fueron construidos en torno a una bandera de México ubicada en la plaza central, de tal modo que desde cualquier parte de las edificaciones se pudiera identificar y visualizar este símbolo como el pilar y el fundamento de la política mexicana. La obra además incluía originalmente la construcción de 3 sótanos para estacionamientos, pero el diseño fue modificado debido a una nueva reglamentación y se obligó a construir un sótano adicional con el fin de garantizar un total de 1.400 parqueaderos. Esta modificación obligó a los constructores a excavar a una profundidad de 20 metros en un área de 9.000 m2, hecho que se convirtió en historia para la ingeniería de cimentaciones en este país ya que era la primera vez que se hacía una excavación a esa profundidad en un tipo de suelo como el del Distrito Federal.

Torre de 16 pisos construido para las Comisiones Parlamentarios

Torre de 16 pisos construido para las Comisiones Parlamentarios. Crédito: Wikimedia Commons – Haakon S. Krohn.

Para la construcción de la cimentación del edificio se usaron muros pantalla. Estas estructuras de concreto reforzado fueron enterradas a 33 m de profundidad. Lo primero que se hace para la construcción de este tipo de elementos es la localización, seguida de la construcción de brocales. Los brocales son estructuras de concreto reforzado que se construyen como guías para garantizar la posición y la verticalidad del equipo que hace la excavación del muro. Una vez se tiene la guía se inicia la excavación y construcción, generalmente las dimensiones más usadas de este tipo de estructuras son de 0.60 m de espesor x 6 m de largo, y una profundidad que varía según los requerimientos para cada proyecto. Cuando el acero de refuerzo ha sido colocado, centrado y nivelado en el lugar correcto, se procede al vaciado del concreto. Adicional a los muros se implementó un moderno sistema de bombeo y se monitoreó la topografía y la presión del suelo de tres cuadras a la redonda.

Proceso constructivo de muros pantalla

Proceso constructivo de muros pantalla. Crédito: © Renee Esqueda.

Una vez se terminan los muros pantalla usados en el perímetro se procedió a introducir los muros de las divisiones internas, al igual que 150 pilotes de concreto reforzado para anclar al edificio a una profundidad de 51 m. Los pilotes debían estar 100% centrados en su eje, pues no sólo estaban diseñados para anclar al edificio a un suelo estable, sino también formaban las columnas principales de los 4 sótanos del proyecto.

Para la construcción de los sótanos se utilizó el sistema “Top Down”. Este método constructivo consiste en construir inicialmente las paredes perimetrales y columnas de soporte de la estructura con muros pantalla o pilotes, luego se excava hasta la cota inferior de la losa y se funde la estructura de concreto sobre el terreno, se deja en la losa una serie de “ventanas” con el fin de continuar excavando y trabajando en nivel inferior. Se repite el proceso en cada nivel subterráneo, permitiendo que al mismo tiempo la estructura superior pueda comenzar a construirse independientemente del avance en los sótanos.

Para la construcción de la losa de concreto del último sótano fue necesario planear el vaciado con aproximadamente un mes de anticipación y organizar con las concreteras toda una logística para la entrega continua de un concreto que permitiera tener una estructura libre de juntas no deseadas y que podían poner en peligro la estabilidad del proyecto. Para la construcción de esta losa de espesor de 2 m, se utilizaron cerca de 100 camiones de concreto y 12 bombas, realizando un vaciado continuo de aproximadamente 12 horas. Terminada la cimentación de los sótanos el núcleo queda vacío y permitió iniciar con la construcción del Pleno y de las otras dos edificaciones que forman el proyecto.

Como medida de prevención y dado el inevitable hundimiento de la ciudad de México los proyectistas previeron un sistema de escaleras por todo el perímetro de la obra, garantizando que a medida que las vías aledañas se hunden no se obstruya el acceso a las nuevas edificaciones del Senado. 

Los tres edificios que conforman el Senado de México

En la fotografía se pueden apreciar los tres edificios que conforman el Senado de México. La torre más alta corresponde a Comisiones Parlamentarias, el Hemiciclo donde están las oficinas de los senadores y el Pleno donde sesionan los legisladores. Crédito: © EntornoPolítico.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.

"La ciudad está ubicada en una cordillera volcánica y una de las particularidades de los ejes volcánicos en general es que suelen formar cuencas lacustres que se llaman endorreicas, donde el agua que entra allí no sale, lo que explica en parte las características de los suelos de la zona."

Comparte en

Conclusión

El cálculo de hundimiento se hizo para un periodo de 50 años. De la misma forma la nueva sede del Senado tiene el grado más alto en seguridad para enfrentar un sismo. En el proyecto se usaron aproximadamente 80.000 m3 de concreto y 16.000 toneladas de acero, y hoy en día es considerado uno de los edificios más seguros e importantes de todo México.

Califica este artículo
Rate this article:
No rating
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

¿Quieres comentar?

Este campo es requerido. Mínimo 4 caracteres.
Ingrese un email válido
Este campo es requerido. Mínimo 5 caracteres.

{{comment.AnonymName}}

Responder

{{ commentTwo.AnonymName }}

ACERCA DEL AUTOR

{{authorSel.Nombre}}

{{ authorSel.Nombre }}

Profesión: {{authorSel.Profesion}}

País: {{authorSel.Pais}}

{{authorSel.Descripcion}}

Ver más del autor

Please login or register to post comments.

Theme picker