1533
sep. 8 de 2015
Innovación y tendencias
Tiempo de lectura: 10 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

El armado y ejecución de una placa aérea o de entrepiso posee varias etapas generales, cada una de las cuales debe ser realizada de forma precisa y cuidadosa. En este artículo presentamos algunos tips para la construcción de este tipo de elementos.

Ejemplo de construcción de placas de entrepiso

Crédito: Flickr – Omar Bárcena.

Formaletas

Son estructuras usadas de forma temporal para sostener la placa de entrepiso mientras ésta adquiere las propiedades mecánicas óptimas para la cual fue diseñada. En conjunto con elementos verticales (parales) y horizontales (cerchas metálicas) conforman el sistema de encofrado sobre el cual se apoyan los tableros o camillas que sirven como base de la placa que se va a fundir. Para su armado se inicia con módulos rectangulares de 4 parales, los cuales van arriostrados con crucetas que sirven para dar rigidez a la estructura temporal en caso de que se presenten movimientos horizontales, sin deformarse y/o colapsar.

Las camillas más utilizadas son de madera por su economía y durabilidad, pero también se encuentran en fibra y aluminio. Con el tablero armado se procede a la nivelación más cuidadosa de la formaleta, graduando la altura de los parales con el regulador de rosca, y controlando en varios puntos con ayuda de un listón con la medida exacta del entrepiso.

Es de gran importancia que antes de usar las camillas, se haga una inspección de su superficie para asegurar que no tenga ninguna imperfección, agujeros o esté sucia, debido a que si se presentan daños pueden generar derrames de concreto en placas inferiores, obligando a realizar reparaciones y arreglos posteriores de forma innecesaria.

Cuando se presenten imperfecciones en las camillas, estas se pueden reparar usando materiales como tela asfáltica o la guadua con los cuales se sellan las aberturas y roturas para tener una superficie uniforme en el tablero. Seguido a esto se cubre con un removedor de formaleta ayudado de un cepillo o un rodillo para facilitar el posterior proceso de desencofrado.

Es muy importante armar los cuellos de las columnas ya que no siempre el tamaño de las camillas coincide perfectamente con el espacio que hay que dejar para que pase la columna. Estos cuellos se arman en tabla, bordeando la columna y bien fijados al tablero para evitar vacíos y grietas en la formaleta.

Parales

Los parales vienen armados en dos secciones, una de mayor diámetro que la otra, para que de este modo se pueda ajustar la altura deseada, asegurándolo con un pasador. Es de gran importancia que al realizar el armado de los parales con sus respectivos arriostramientos se deje un corredor libre para que se pueda movilizar la persona encargada de realizar los ajustes a las formaletas y parales.

Ejemplo de parales en la construcción de placas de entrepiso

Crédito: Flickr – Omar Bárcena.

Armado de cerchas y camillas​

Se sigue con la instalación de las cerchas en la parte superior y posteriormente las camillas para conformar los tableros finales.  Se aconseja el uso de listones para poder nivelar los tableros, esto ajustando la altura de los parales con el regulador de rosca que posee.​

Ejemplo de cerchas y camillas

Crédito: Flickr – Concrete Forms.

Detalle de cerchas y camillas

Crédito: Pixabay – cocoparisienne.

Armado de vigas y viguetas

Para este procedimiento se debe realizar un cimbrado en toda la placa, el cual consiste en la demarcación de los ejes del edificio sobre la formaleta con ayuda de un hilo impregnado de mineral rojo. Además se ubican las vigas y viguetas. También pueden demarcarse los elementos de la placa (instalaciones domiciliarias) con minerales de colores diferentes por cada elemento, para facilitar su ubicación.

Con respecto al armado del acero estructural de las vigas y viguetas, se aconseja almacenarlos en obra de acuerdo a su diámetro y longitud para su fácil ubicación en el momento en que vayan a ser instaladas. Es recomendable armar las vigas en un solo sentido y realizar su posterior inspección para continuar con el otro sentido de vigas y volver a realizar una segunda inspección. Este armado debe realizarse estrictamente como se indica en los planos estructurales, respetando siempre sus traslapos, espaciamientos, ganchos, longitudes y diámetros. Es de gran importancia el uso de distanciadores, para garantizar la correcta posición del acero de refuerzo, así como su recubrimiento.

Ejemplo de vigas y viguetas

Crédito: Flickr – Concrete Forms.

Se debe tener especial cuidado en el alineamiento y posición de las viguetas después de armada la placa y colocado el casetón debido a que se pueden generar desplazamientos. Las viguetas deben tener sección uniforme según los planos estructurales.

En el caso de que se construya una placa maciza, el orden de armado será el mismo: primero las vigas y la malla inferior, y por último la malla superior de la placa. Las mallas deben mantenerse en posición con la ayuda de accesorios que garanticen la posición del refuerzo.

Instalaciones eléctricas e hidráulicas

Se debe realizar una buena coordinación con los contratistas encargados de este tipo de instalaciones, ya que muchas veces se pueden presentar confusiones en la ubicación de estos elementos, generando cambios arquitectónicos innecesarios. Cuando se tenga que realizar un cruce de tubería por una viga o una vigueta, estos deben hacerse de forma perpendicular, para disminuir el cambio de sección transversal y nunca de forma diagonal ya que esto genera un cambio drástico en el elemento, produciendo cambios en su comportamiento estructural, lo que puede derivarse en que la tubería recibiría cargas hasta generar rotura, ocasionando problemas adicionales posteriormente.

Instalaciones eléctricas en placas de entrepiso

Crédito: Flickr – Concrete Forms.

El cruce de tubería se debe realizar en el tercio central de la luz, ya que en esta zona se presenta la menor fuerza cortante del elemento estructural y afecta en menor medida la integridad de la tubería como lo especifica el título E de la NSR – 10. De igual forma los cruces nunca deben ir ni en los nudos ni en los apoyos y se debe procurar que las salidas de las tuberías queden ubicadas en la parte donde quedará ubicado el casetón. Para garantizar las pendientes de las tuberías, estas deben ir apoyadas en bloques o ladrillos y amarradas de forma que no se desplacen.  Se debe realizar una prueba a la tubería antes del vaciado de la placa, llenándola a presión y con ayuda de un manómetro asegurar que ésta no tenga ningún tipo de escape.

Nunca se deben ubicar tuberías en las columnas, debido a que se pierde totalmente la sección resistente afectando la seguridad de la estructura en general

Aligeramientos

Cuando se termine de armar la formaleta de la placa se procederá a la instalación del aligeramiento. Generalmente se emplea casetón de guadua forrado en lona o plástico. Recientemente se está generalizando el uso de aligeramientos de polipropileno expandido o moldes de aluminio.

Vaciado del concreto

Cuando la placa está totalmente armada y lista para vaciar el concreto, debe hacerse la última revisión por parte de la interventoría y dejar constancia en el libro de obra que todas las condiciones y requisitos se han cumplido satisfactoriamente y que la placa está lista para el vaciado del concreto. Las formaletas deben mojarse con agua, en especial si son nuevas, para prevenir que absorban el agua de la mezcla de concreto afectando su manejabilidad y resistencia.

Lo primero que se funde es la torta inferior de la placa. Usualmente esta torta mide entre 3 y 4 cm, y por lo tanto se debe tener cuidado de no vaciar demasiado concreto pues se está generando un espesor mayor de torta, y por consiguiente un desperdicio de concreto y lo que es más grave, una gran sobrecarga en la placa estructural. A medida que se avanza en la fundida de la torta inferior, y que los casetones vuelven a ser colocados en su lugar, se procede a colocar la malla de refuerzo superior. La torta superior es de gran importancia estructural, y en ella reside en gran parte de la capacidad de la placa para resistir el sismo.

El refuerzo que se coloca en esta torta le brinda la rigidez necesaria a la placa para que cuando reciba la acción de la fuerza sísmica horizontal, no se deforme en su plano y por tanto actúe como un diafragma rígido que se mueva como un todo ante esta fuerza, evitando su falla y permitiendo la adecuada repartición de cargas entre elementos de la estructura.

La malla que se coloque debe ser del tipo especificado en planos. Además, la malla deberá traslapar en vigas al menos un recuadro de la misma malla electrosoldada y debe quedar bien amarrada para que al fundir la torta no quede sobresaliendo del afinado.

En la fundida de los elementos debe empezar por llenarse las vigas y viguetas, teniendo cuidado de no descargar mucho concreto en un mismo sitio pues se corre el riesgo de fallar una de las cerchas que sostienen las camillas.

Cuando se utiliza una bomba estacionaria con trompa de elefante, que es un elemento difícil de maniobrar, se recomienda vaciar el concreto en las intersecciones de vigas y viguetas, y esparcirlo uniformemente con pala a los demás sitios de cada elemento. Así se evita golpear las paredes de los casetones y la presión que el concreto ejerce sobre ellas que puede deformar e incluso romper algunos casetones, afectando las dimensiones de las vigas y desperdiciando material.

Durante este proceso en el piso de abajo siempre hay personal encargado de vigilar la nivelación de la placa, controlando la altura de entrepiso en varios puntos y el estado de cerchas y formaleta. En caso de falla o vencimiento de algún elemento del encofrado, se dejan unos puntales y cerchas extra que puedan ser utilizados en el evento de una emergencia para reforzar la formaleta y mantener el nivel de la placa que se está fundiendo.

En el caso de las vigas y elementos de borde es mejor vaciar el concreto sobre el casetón y que de allí se deslice llenando el espacio. No se debe exponer el chorro directamente contra el testero pues se puede correr o abombar, desperdiciando concreto y cambiando el borde de placa. Cuando se trate de edificaciones hasta de dos niveles, la NSR -10 en el título E, recomienda que durante la fundida de la torta superior deben dejarse unos taches verticales en varilla de 3/8” al menos a una distancia de 0,50 m de la cara de las columnas, para que con la ayuda de ellos al momento de encofrar las columnas, éstas puedan apuntalarse y plomarse debidamente.

Cuando se ha fundido la torta superior, se procede a la nivelación de la superficie de la placa. Una vez determinado el nivel, se comienza el afinado de la placa con una boquillera, para dar el acabado final.

Cuando se funden placas de gran extensión y el concreto se acaba, es necesario hacer juntas de construcción o de reanudación. Estas juntas se harán preferiblemente hacia la mitad de la luz de las vigas, puesto que el cortante allí es nulo. Se colocará una malla con vena en la sección donde se realizará la junta con una inclinación de más o menos 45°. Posteriormente se vacía el concreto, se vibra y cuando se vaya a continuar la obra bastará limpiar adecuadamente la junta de cualquier material granular que se encuentre suelto.

Curado del concreto

Es importante recalcar en la importancia de este proceso, y en el cuidado que se debe tener para no introducir esfuerzos ni sobrecargas adicionales en la placa que puedan inducir grietas y fisuras en la torta superior por deficiencias en el curado.

Proceso de curado del concreto

Crédito: Flickr – Concrete Forms.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.​

 

"En la fundida de los elementos debe empezar por llenarse las vigas y viguetas, teniendo cuidado de no descargar mucho concreto en un mismo sitio pues se corre el riesgo de fallar una de las cerchas que sostienen las camillas".

Comparte en

Conclusión

Generalmente el curado de la placa se realiza mediante el de riego periódico de agua con manguera. Se debe hacer curado intenso durante al menos 7 días, manteniendo húmeda la placa para que el concreto gane resistencia adecuadamente.

Califica este artículo
Rate this article:
1.0
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

¿Quieres comentar?

Este campo es requerido. Mínimo 4 caracteres.
Ingrese un email válido
Este campo es requerido. Mínimo 5 caracteres.

{{comment.AnonymName}}

{{ comment.DateAdded }}

{{comment.Comment}}

Responder

{{ commentTwo.AnonymName }}

{{ commentTwo.DateAdded }}

ACERCA DEL AUTOR

{{authorSel.Nombre}}

{{ authorSel.Nombre }}

Profesión: {{authorSel.Profesion}}

País: {{authorSel.Pais}}

{{authorSel.Descripcion}}

Ver más del autor