1476
ene. 23 de 2018
Innovación y tendencias
Tiempo de lectura: 4 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

La expresión “ciudad inteligente” es la traducción y adaptación del término en inglés “smart city“. Es un concepto emergente y, por tanto, sus acepciones en español y en otros idiomas, e incluso en el propio idioma inglés, están sujetas a constante revisión.

Es también un término actual que se está utilizando como un concepto de marketing en el ámbito empresarial en relación a las políticas de desarrollo y en lo concerniente a diversas especialidades y temáticas. Espero que el lector encuentre en el contenido de este artículo unas contribuciones interesantes y clarificadoras de por qué una ciudad de concreto es inteligente.

*Este artículo fue escrito por ANDECE.

Vista aerea de la ciudad de Medellín

Medellín 2018 SMART CITY – Crédito: Wikipedia.

La ciudad inteligente, a veces también llamada “ciudad eficiente” o “ciudad súper eficiente”, se refiere a un tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas y de los propios habitantes, tanto en el plano económico, como en los aspectos operativos, sociales y ambientales.

Una ciudad o complejo urbano podrá ser calificada de inteligente en la medida en que las inversiones que se realicen en capital humano, en aspectos sociales, en infraestructuras de energía, en tecnologías de comunicación e infraestructuras de transporte, contemplen y promuevan una calidad de vida elevada, un desarrollo económico-ambiental durable y sostenible, una gobernanza participativa, una gestión prudente y reflexiva de los recursos naturales y un buen aprovechamiento del tiempo de los ciudadanos.

Las ciudades modernas, basadas en infraestructuras eficientes y durables, equipamientos públicos, edificaciones inteligentes de oficinas y de residencias, etc., deben orientarse a mejorar el confort de los ciudadanos, siendo cada vez más eficaces y brindando nuevos servicios de calidad, mientras que se respetan al máximo los aspectos ambientales y el uso prudente y en declive de los recursos naturales no renovables.

Actualmente, el concepto de ciudad (más) “inteligente”, o de espacio (más) “inteligente”, es muy utilizado en marketing por parte de expertos en sociedades comerciales y en aglomeraciones urbanas. Sin embargo, en muchos casos se pone énfasis en un solo aspecto, lo que en buena medida traiciona el concepto que se intenta desarrollar, que tiene un importante componente holístico e integral.

Calle de una las ciudades inteligentes

Ciudades Inteligentes – Crédito: Wikipedia.

En efecto, una ciudad o un territorio que se considere inteligente se manifiesta fundamentalmente por su carácter multidimensional y multifacético, en términos de actores, en cuanto a dominios clave (transportes, energía, educación, salud, residuos, vigilancia, economía), y en desarrollo y utilización de tecnologías.

Naturalmente, los principales actores del sector privado implicados en un proyecto como el analizado de ciudad, territorio, barrio o edificio inteligente, son los industriales y empresarios de sectores clave, tales como energía, agua, transportes, y servicio, etc., así como dirigentes de empresas públicas de telecomunicaciones e infraestructuras, editores, proveedores de software de apoyo a la gestión, a la administración y a la consultoría.

Llegados a este punto cabe preguntarse: ¿el cemento y el concreto, como materiales utilizados desde hace mucho tiempo, pueden contribuir a convertir una ciudad en inteligente? La respuesta es sí.

El cemento y sus productos derivados, como el concreto, están presentes en numerosos componentes de las ciudades, empezando por su elemento principal que son los edificios y en otros como los pavimentos tanto para peatones como para vehículos, las plantas potabilizadoras, las conducciones y plantas de tratamiento de aguas residuales, el mobiliario urbano, la infraestructura, etc.

Vista externa del AT&T, San Diego, Estados Unidos

AT&T San Diego – Crédito: Digital Trends Español.

En cada una de estas aplicaciones el concreto puede contribuir a convertir una ciudad en inteligente por sus continuos avances, no solo en resistencia sino en todo tipo de prestaciones existentes y nuevas.

También en pavimentos encontramos nuevos desarrollos con concreto, como las plataformas reservadas para el transporte público y la recarga estática y dinámica de vehículos eléctricos.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.

 

"Una ciudad o un territorio que se considere inteligente se manifiesta fundamentalmente por su carácter multidimensional y multifacético, en términos de actores, en cuanto a dominios clave (transportes, energía, educación, salud, residuos, vigilancia, economía), y en desarrollo y utilización de tecnologías".

Comparte en

Conclusión

Así, en edificación y en puentes se pueden encontrar ejemplos de la mejora en eficiencia energética en edificios y otros parámetros con elementos prefabricados de concreto, pues con su uso el impacto en la movilidad se reduce ostensiblemente al igual que los tiempos en los cronogramas de ejecución de los proyectos, además del mantenimiento que, para este tipo de estructuras, es mínimo.

 

Califica este artículo
Rate this article:
No rating
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

ACERCA DEL AUTOR

{{authorSel.Nombre}}

{{ authorSel.Nombre }}

Profesión: {{authorSel.Profesion}}

País: {{authorSel.Pais}}

{{authorSel.Descripcion}}

Ver más del autor

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment