1480
jun. 7 de 2016
Innovación y tendencias
Tiempo de lectura: 10 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

La limpieza y retiro de manchas en el concreto que va a quedar a la vista es otra actividad que puede generar dificultad en el momento en que se van a entregar los proyectos. Sumado a esto las irregularidades superficiales que se hayan podido presentar como hormigueros, rebabas, cambios de textura, etc. que muchas veces, por buscar soluciones, se realizan “maquillajes” que empeoran el acabado del mismo. Para evitar esto veamos qué se debe cuidar para evitar las manchas e irregularidades superficiales en el concreto y cómo realizar la limpieza del mismo.

CÓMO EVITAR MANCHAS E IRREGULARIDADES EN EL CONCRETO

Es importante tener muy claro el tipo de superficie que se quiere y cómo voy a realizar su cuidado, de tal forma que se debe tener en cuenta aspectos como: el tipo de formaleta, el acero de refuerzo, los desmoldantes, las herramientas, el proceso de colocación, el curado y, por supuesto, el concreto.

1. Tipo de concreto

Se recomienda utilizar un concreto de consistencia plástica y controlar los siguientes aspectos fundamentales:

Relación Agua/Cemento: debe ser la menor posible y siempre uniforme. Se recomiendan valores inferiores a 0,5.
La consistencia de la mezcla debe ser muy manejable para garantizar una excelente colocación. Para concretos arquitectónicos se recomiendan asentamientos en el cono de Abrams similares o superiores a 6” (15 cm); incluso dependiendo del elemento se recomienda el uso de concretos autocompactantes, ya que estos disminuyen de manera importante el riesgo de “hormigueros” en el concreto.
Se deben controlar los tiempos de fraguado para que sean amplios pero constantes.
El uso de aditivos y adiciones no debe modificar el color ni el tono final del concreto a la vista, por lo tanto es indispensable que los aditivos sean previamente ensayados.

2. Formaletas

La formaleta juega un papel importante en el proceso constructivo del concreto arquitectónico pues aporta a la textura y apariencia final de los elementos; esto implica que todas las características (buenas y malas) de la superficie de la formaleta quedarán estampadas en el concreto endurecido, mostrando sus imperfecciones o irregularidades.

  • Si utiliza formaleta de madera, el tono de las superficies de los elementos vaciados en concreto posiblemente varíe, debido al diferente grado de absorción y a la disminución de la relación A/C. Si se requiere mejorar la uniformidad del color se recomienda humedecer la formaleta para evitar la absorción del agua contenida en el concreto o utilizar un hidrófugo que impermeabilice la madera.
  • Debe tener cuidado con las uniones para evitar el paso de lechadas o de escurrimientos que ocasionan franjas oscuras y/o exposición del agregado.
  • En formaletas de madera recordar y revisar el riesgo de manchas generadas por los taninos y otras sustancias de la madera.
  • En formaletas metálicas puede presentarse una cierta transparencia de los agregados del concreto, zonas oscuras y/o apariencia moteada que puede ser debido a la evaporación del agua de la superficie y, por ende, pérdida de agua en la pasta cuando las formaletas se calientan, sobre todo en tiempos y dimensiones de vaciado amplios, provocando cambios en la relación agua/cemento
  • Se recomienda que previo al vaciado se verifique la temperatura de la formaleta y, si ésta es alta, humedecerla por fuera antes del vaciado.
  • La formaleta requiere mantenimiento y limpieza para poder estar libre de residuos de usos anteriores. El mantenimiento se debe hacer con el fin de proteger, evitar variaciones en el color y empolvamiento de las superficies.
  • Las formaletas se deben limpiar después de cada uso, preferiblemente con espátulas de madera, ya que los elementos punzantes y metálicos rayan las formaletas y eliminan la película de protección superficial. El elemento que sufra un deterioro o un daño debe ser sometido a una reparación antes de ser reutilizado.

Formaletas en el proceso constructivo del concreto arquitectónico

3. Acero de refuerzo y mallas
  • Se debe exigir el uso de distanciadores prefabricados o plásticos pues estos garantizan: distancias de recubrimiento, ningún tipo de desplazamiento del acero de refuerzo durante la colocación del concreto y además disminuyen la posibilidad de que su superficie de apoyo en la formaleta quede reflejada en la superficie del concreto. Los distanciadores prefabricados se pueden hacer en un mortero que conserve el color del concreto que quedará a la vista.
  • Los alambres de amarrar el acero de refuerzo no deben quedar en contacto con la formaleta. Por lo tanto sus puntas deben ser dobladas hacia adentro.
  • No se recomienda utilizar alambres atravesando los elementos de concreto y las formaletas.
  • Cuando se dejen prolongaciones de refuerzo para siguientes tramos de colocación de concreto se debe proteger el refuerzo para evitar contacto con agua y los subsecuentes riesgos de mancha por óxido.
4. Desmoldantes
  • El desmoldante elegido debe ser ensayado antes de comenzar el uso, sobre todo en el caso de concretos claros o pigmentados.
  • Deben permitir el fácil retiro de la formaleta.
  • No utilizar desmoldantes que puedan afectar el color, tono o la textura de la superficie.
  • No se recomienda el uso de aceites quemados, estos producen manchas en la formaleta que se trasmiten a la superficie del concreto.
  • La superficie de la formaleta debe estar totalmente limpia y seca antes de aplicar el desmoldante, libre de residuos sólidos, óxidos, charcos de agua, etc.; de lo contrario toda mancha pasará al concreto.
5. Colocación del concreto
  • En el momento de la colocación se debe cuidar la formaleta para que no sufra deformaciones, evitar el movimiento de la armadura, la formación de juntas frías y la segregación del concreto.
  • La rapidez de colocación del concreto debe ser uniforme, teniendo una operación en forma continua.
  • El concreto debe ser vertido de manera vertical dentro de las formaletas, evitando el flujo horizontal que puede causar segregación visible en la superficie terminada.
  • Cuando sea posible, el concreto deberá ser lanzado contra la cara de la formaleta menos importante, con el fin de evitar defectos provocados por depósitos de lechada, los cuales surgen a medida que el concreto fragua, antes que el volumen total de concreto sea colocado y compactado.
  • Los equipos de vibrado y herramientas deben estar limpios antes de iniciar la colocación del concreto y deben ser lavados al terminar la jornada.
  • Se pueden utilizar “chapulines” o mazos de caucho, siempre y cuando se garantice la uniformidad y frecuencia del golpe, así como el cubrimiento de toda la superficie.

Colacación del concreto en el proceso de concreto arquitectónico

6. Curado del concreto
  • Cuando el curado se realiza con agua se debe tener un cuidado extremo para garantizar que el recubrimiento húmedo no decolore la superficie. Este procedimiento resulta efectivo si es continuo.
  • Cuando se usen recubrimientos, estos se deben mantener húmedos y en su lugar hasta el final del periodo prescrito de curado y luego que se sequen antes de su remoción.
  • Los materiales que se usen como recubrimiento deben estar totalmente limpios para no causar manchas.
  • Se recomienda usar tela de uso quirúrgico de 17 grs., cumpliendo la función de mantener la humedad uniforme. Además, el forro debe ser mantenido durante toda la obra para evitar manchas, salpicaduras y rasguños.
  • El curado para un concreto de color debe hacerse con los materiales recomendados por el fabricante de pigmentos.
  • Se debe descartar cualquier método que pueda manchar el concreto, como costales, tierra húmeda o paja. Además se debe tener especial cuidado con las láminas plásticas, ya que pueden causar una apariencia manchada por una distribución no uniforme de la humedad en la superficie.
  • En caso de filtración de agua en las placas mientras están a la intemperie, se debe secar permanentemente la superficie inferior, disminuyendo así el riesgo de manchas.
  • Cuando se usen compuestos de curado la superficie deberá estar húmeda en el momento de utilizarlos, la aplicación se hace con equipo aspersión, capaz de aplicar una capa lisa y pareja, y deberá ir en dos capas mediante una operación continua de rociamiento.
LIMPIEZA DE SUPERFICIES

El proceso de lavado es de máxima importancia para el resultado estético y duradero, por lo cual requiere de una limpieza para retirar la acumulación de manchas, contaminación, eflorescencias y suciedad de obra.

Se deben utilizar siempre productos y mano de obra especializados, con métodos de limpieza que no produzcan desgaste o abrasión de la superficie, ni ataque químico del sustrato como bases fuertes o ácidos fuertes. Estas soluciones solo se deben emplear en bajas concentraciones y con los aditivos químicos de control como amortiguadores de pH y tensoactivos de enjuague.

Proceso del lavado del concreto arquitectónico

Las lesiones por errores de lavado pueden ser irreversibles; se deben hacer muestras previas de la eficacia de los productos antes de la aplicación general, solicitar a los fabricantes sus fichas técnicas con anticipación y acogerse a sus recomendaciones.

No se debe encargar el lavado a personal que no sea calificado o sin experiencia. Las actividades de lavado deben incluir la protección de los elementos, personal de obra y usuarios que pudieren resultar afectados o lesionados con los productos de limpieza y protección o con sus enjuagues.

Pasos para la limpieza:
  • Realice un lavado general con agua: puede ser a temperatura ambiente o caliente, sin superar los 70 °C. Se puede enjuagar a presión que no supere los 400 psi; el lavado a presión debe usarse con precaución para no producir marcas de abrasión en el concreto. Este lavado elimina los residuos de desmoldante, polvo y otras manchas menores.

Proceso de limpieza de superficies

Para eliminar manchas de diferente tipo que se encuentren en la superficie del concreto, se recomienda el uso de agentes químicos. Estos se clasifican en agentes ácidos o básicos, solventes orgánicos (decapantes y desengrasantes) y detergentes no espumosos (no iónicos). Los limpiadores deben ser específicamente para concreto de manera que minimicen los efectos nocivos potenciales. Existen algunos limpiadores selectivos para manchas de óxidos de hierro, biosidas para el control de lama y hongos, decapantes para retirar ceras, curadores o grasas o solventes especializados para eliminar pinturas y graffiti. El lavado con estos productos es efectivo para liberar las manchas pero esta reacción debe ser permitida durante muy corto tiempo, pues si los ácidos o residuos permanecen en contacto con el concreto pueden llegar a afectar los elementos estructurales y la estética del concreto a la vista.

Para esta actividad sature la superficie del concreto con agua para evitar que el ácido penetre a través de los capilares del concreto; aplique el ácido, ya sea nítrico o muriático diluido al 10% en agua, utilizando un cepillo plástico de cerdas duras y remueva la mancha. Posteriormente enjuague con abundante agua para retirar el ácido y evitar que este siga actuando.

PROTECCIÓN Y MANTENIMIENTO

Las superficies de concreto arquitectónico se deben proteger contra la penetración de agua, de grasas y agentes químicos y contra el desgaste o abrasión. Debido a esto se puede reducir de forma sustancial el costo de mantenimiento de dichas superficies.

  • Se recomienda el uso de hidrófugos, que protegen contra la penetración de la lluvia, o para resaltar y homogenizar la tonalidad y el color de fachadas en concreto. También pueden usarse hidrófugos con siliconas que penetran en sustratos húmedos y, además del agua, repelen el polvo y el material particulado de la atmósfera (hidrófugos antipolvo).
  • Pueden usarse también selladores que protegen, además de la penetración del agua, del ensuciamiento con grasas y aceites. Algunos selladores pueden actuar como barrera antigraffiti que facilitan la remoción de la pintura.
  • En superficies tanto interiores como expuestas a la intemperie, como zonas de circulación de personas, niveles inferiores de muros y columnas expuestas a la contaminación, se pueden aplicar selladores que no formen película y mejoren la resistencia a ácidos, álcalis, químicos orgánicos e inorgánicos, aceites y grasas.
  • En concretos pigmentados pueden usarse hidrófugos entonados que, además de proteger la superficie, realzan la tonalidad para mejorar el color y el aspecto del concreto.

Ejemplo de superficie de concreto arquitectónico

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.

 

"El proceso de lavado es de máxima importancia para el resultado estético y duradero, por lo cual requiere de una limpieza para retirar la acumulación de manchas, contaminación, eflorescencias y suciedad de obra".

Comparte en

Conclusión

Las superficies de concreto arquitectónico se deben proteger contra la penetración de agua, de grasas y agentes químicos y contra el desgaste o abrasión. Debido a esto se puede reducir de forma sustancial el costo de mantenimiento de dichas superficies.

Califica este artículo
Rate this article:
No rating
No rating
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

ACERCA DEL AUTOR

{{authorSel.Nombre}}

{{ authorSel.Nombre }}

Profesión: {{authorSel.Profesion}}

País: {{authorSel.Pais}}

{{authorSel.Descripcion}}

Ver más del autor

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment