1406

Guía práctica para la construcción de muros de mampostería

ago. 15 de 2013
Tiempo de lectura: 3 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

Los muros de mampostería son uno de los sistemas constructivos más usados para las edificaciones en Colombia. No solo por su capacidad portante, sino por su versatilidad como divisiones y elementos arquitectónicos.

Presentamos una guía práctica simple para su construcción:

1. Materiales:

  • Mortero de pega y mortero de inyección o “grouting”.

  • Acero de refuerzo.

  • Bloque de concreto o ladrillo de arcilla cocida.

  • Parámetros a supervisar: recepción, almacenamiento y manejo de las unidades; tolerancias dimensionales; elaboración (o recepción) y almacenamiento de los morteros; corte y figurado del acero de refuerzo.

2. Herramientas:

  • Regla metálica o codal.

  • Nivel para verificar la posición de los ladrillos y el nivel de enrase de los muros.

  • Flexómetros.

  • Plomada de castaña.

  • Cepillos con cerdas plásticas para la limpieza.

  • Tarros mezcladores, palas y palustres.

  • Hilos para referencia de niveles.

  • Escuadras metálicas y ranuradores para verificar ángulos.

  • Implementos de seguridad como cascos, guantes, botas, máscaras, anteojos, etc..

Mampostería, uno de los sistemas constructivos más usados

Llana y palustre. Foto tomada de internet.

3. Recomendaciones generales:

Transporte interno:

Para lograr mejor rendimiento se recomienda utilizar carretillas con superficies planas o adaptadas en obra para esta labor.

Juntas de control:

-Rígidas: Para controlar la forma y localización de las fisuras por encogimiento de la mampostería.

-Flexibles: para permitir los movimientos diferenciales entre distintos materiales o elementos constructivos.

Se requieren en los siguientes casos:

  • En cambios bruscos de rigidez, cambios bruscos de espesor, altura o calidad del material.

  • Encima de juntas estructurales (fundaciones o pisos).

  • En intersección de muros de mampostería no reforzada.

  • En empate de muros estructurales con elementos de cierre (sillares, tabiques, etc).

Preliminares:

  • Verificar planos con diseños, concordancia entre los diseños arquitectónicos y estructurales, hidrosanitarios y eléctricos.

  • Los muros no deberían ser interrumpidos por tuberías para redes eléctricas, hidrosanitarias o cualquier otro tipo de red dentro de la edificación. De ser necesario, se debe reforzar la zona cada dos hiladas y recubrir con concreto.

  • Tener el diseño y dosificación de las mezclas de morteros según los materiales disponibles.

  • Si se utiliza ladrillos de arcilla es recomendable humedecerlos antes de colocarlos. En el caso de bloques de concreto pueden colocarse secos.

Instalación de las unidades:

  • Identificar la primera hilada es importante marcar vanos de puertas, ventanas y el refuerzo de los elementos no estructurales o de confinamiento.

  • Para la primera hilada, se ubican los ladrillos sin pegarlos hasta llegar a los extremos. Una vez seguros de que esta hilada está en la posición correcta, se señala con tiza de color fuerte (cimbra), se pica para mejorar la adherencia, se distribuye el mortero de pega y se coloca la primera hilada empezando por los extremos. Verificar con plomada e hilo alineamiento y perpendicularidad.

  • Con las otras hiladas, se esparce el mortero sobre la hilada inferior. Solo en las dos franjas longitudinales se procede a colocar los ladrillos presionándolos hasta que coincida con el hilo.

  • Cada hilada debe verificarse con nivel y plomada. No se deben permitirse desniveles o desplomes.

  • Los muros pueden dejarse a media altura antes de terminarlos. Esto con el fin de que el mortero de pega adquiera suficiente resistencia para no provocar accidentes como desplomes causados por el viento, temblores o vibraciones.

  • En mampostería reforzada, debe usarse conectores cada dos hiladas por lo menos. Esto con el fin de garantizar su buen funcionamiento.

  • Una vez terminado el muro, se debe limpiar con palustre o llanas. Luego, se debe pasar un cepillo de nylon.

Curado:

  • Es necesario curar el muro para que las juntas adquieran la suficiente resistencia: 1) Humedecer la superficie con una brocha o esponja empapada de agua; 2) Cubrir el muro con láminas impermeables.

Curar el muro para que las juntas adquieran resistencia

Jardinera con bloques de concreto. Foto tomada de internet.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados. ​

 

Conclusión

  • En climas fríos, cuando la temperatura es inferior de 5°C, el desarrollo de la resistencia se hace más lento y por consiguiente la velocidad de construcción. Para esto, se recomienda utilizar en los morteros cementos de mayores resistencias iniciales.
  • En climas cálidos, cuando la temperatura supera los 35°C, se acelera el fraguado y existe un endurecimiento más rápido. Para estos casos, se recomienda mayor velocidad de construcción y curado riguroso.
Califica este artículo
Rate this article:
No rating
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿QUÉ HACER CUANDO...?