901
abr. 11 de 2017
Sostenibilidad
Tiempo de lectura: 6 minutos
Comentarios: 0
Tamaño de letra
Resumen:

La población global se concentra en ciudades cada vez más grandes, con la mayoría de personas viviendo en los centros urbanos. El entorno construido es el resultado concreto de las relaciones sociales entre los distintos actores que las habitan.

 

La industria de la construcción es, sin duda, protagonista en el desarrollo de las sociedades, ya que es responsable directa de la creación de infraestructura de vivienda, transporte, instalaciones sanitarias, edificaciones, entre otros proyectos, en las que se genera el crecimiento económico de las sociedades.

Es allí, en la construcción de viviendas adecuadas y asequibles que se puede lograr la expansión de ciudades seguras y sostenibles.

Sin embargo, el sueño de tener un lugar adecuado para vivir ofrece un reto en nuestra región. Se estima que una de cada cinco familias residentes en las ciudades vive en asentamientos precarios en América Latina y el Caribe. Esta situación varía de país a país. Por ejemplo, Jamaica cuenta con más del 60% de la población viviendo en asentamientos precarios, mientras que en Chile ese porcentaje es menor del 1%.

En Colombia, según el DANE, aproximadamente, una cuarta parte de los hogares habita en viviendas inadecuadas. “Esto es lo que se conoce como el déficit cualitativo de vivienda que se define en conformidad con las condiciones de adecuación de los componentes de la vivienda como la estructura, material de pisos y cubierta la disposición de espacio y la disponibilidad de servicios públicos”.

Bajo esta visión, las empresas de toda índole, pero en especial la cementera, deben reflexionar sobre la relación entre la población, los asentamientos humanos y la sostenibilidad. Allí se debe tener especial atención al proceso de urbanización, los patrones de consumo, la calidad de los servicios de saneamiento básico y la necesidad de la población de vivir en ambientes saludables.

Una construcción ciudadana

La producción social del hábitat consiste en la construcción y transformación de espacios por parte de los ciudadanos. En muchas ocasiones, en nuestras sociedades, las viviendas en particular y el hábitat en general, son construidos al margen del mercado y sin apoyo de entidades oficiales o privadas que puedan generar un cambio positivo.

A la luz de las Nueva Agenda Urbana, (documento final resultante del acuerdo en la conferencia Hábitat III) “la expansión de viviendas adecuadas y asequibles es esencial para lograr ciudades seguras, resistentes y sostenibles. La transparencia, la participación comunitaria pública en la toma de decisiones y el priorizar los derechos de tenencia segura son parte de la ruta y tarea que debe ser claramente definida”.

Todos deberíamos de contar con la oportunidad de tener una vivienda adecuada y poder empezar a soñar el futuro. Es allí donde los aportes pueden dar paso a una idea de mejora para los países.

Las empresas pueden establecer relaciones colaborativas, que aúnan las necesidades por mejoras del hábitat y de viviendas informales. Buscando aliados en el estado y con organizaciones sin ánimo de lucro, ayudando con recursos que canalicen los esfuerzos por favorecer a mejorar las viviendas de las personas.

Y así, ayudar a mejorar en las ciudades se disputan proyectos, intereses, objetivos e iniciativas de distintos sujetos sociales que, al habitarla de manera irregular, pueden tener severas consecuencias en términos de segregación y exclusión de la población.

Además, estas experiencias han llevado a mostrar a los beneficiarios como los mejores arquitectos de su propia realidad, al destacar la capacidad que tienen para sobreponerse a las dificultades que les impone la ciudad.

Personas, familias y comunidades que, motivadas por el legítimo deseo y derecho a vivir bien, buscan desarrollar espacios habitables a través de su propio trabajo y que al recibir mejoras se encargan de disponer y entregar todo su conocimiento en beneficio propio.

Así lo hacemos en Argos

Ambientes saludables

Esta iniciativa nace del Programa de voluntariado de la Compañía, en la que los empleados que así lo desean, donan su trabajo, fuerza y disposición para ayudar a mejorar la vivienda de una persona que no tiene las posibilidades económicas para hacerlo, y que solo debe tener como obligatoriedad que el participante comunitario debe ser el dueño del predio donde se realizará la mejora.

Ambientes saludables es tan solo uno de las iniciativas, ya que también contamos con iniciativas en Seguridad vial e Innovación social. Esto se hace con la intención de estructurar un programa para el desarrollo del hábitat a partir de la consolidación de diferentes iniciativas que se han gestado desde Argos como el voluntariado e inversión social orientada a pisos saludables, la construcción y mejoramiento de vivienda y espacios comunitarios, que permita ampliar el alcance de estos programas.

El programa tiene como propósito mejorar las condiciones de vivienda o espacios comunitarios que afectan la salud de hogares vulnerables o que han sido directamente afectados por nuestras operaciones, a partir del mejoramiento de la infraestructura, de las condiciones de saneamiento básico de la vivienda y la cubierta, la conexión de redes hidráulicas y sanitarias; mejorarlas condiciones físicas de baños, cambio de suelos de tierra por cemento; y mejoramiento de fachadas.

En este sentido el programa se desarrollará desde las siguientes líneas:

  • Construcción y/o mejoramiento de vivienda

  • Construcción y/o mejoramiento de espacios comunitarios

  • Mejoramiento e intervención a Instituciones Educativas

  • Vías y Andenes.

Construcción de viviendas adecuadas y asequibles

Pisos saludables

Del programa de Ambientes saludables, se desprende el de Pisos Saludables que comenzó por una iniciativa de nuestra Planta en Honduras donde el déficit de viviendas que reúnan condiciones dignas es de 750,000 aproximadamente, lo que deriva en un gran número de familias que viven expuestas a una mayor frecuencia y severidad de padecimientos y enfermedades.

En tal virtud, en Argos Honduras se consideró una contribución de manera directa al bienestar de los pobladores más necesitados de las comunidades cercanas a nuestras operaciones apoyando el Programa Vida Mejor del Gobierno, específicamente en el rubro de soluciones de pisos saludables.

Pisos Saludables, consiste en un proyecto de trabajo en equipo, donde Argos Honduras financió el proyecto, Hábitat para la Humanidad se responsabilizó por levantar un censo de las familias que viven en casas con pisos de tierra, comprar los materiales, realizar la logística y sensibilizar a las familias. Por otra parte, las comunidades colaboran con la mano de obra, alimentación y bebida para los obreros y hospedaje para las familias que deben desalojar sus casas para la construcción del piso.

Pisos Saludables

Comparte con nosotros tus opiniones e inquietudes.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.

 

Todos deberíamos de contar con la oportunidad de tener una vivienda adecuada y poder empezar a soñar el futuro. Es allí donde los aportes pueden dar paso a una idea de mejora para los países.

 

Comparte en

Conclusión

En Argos creemos que la industria cementera (como muchas otras que ayudan a transformar el entorno), debe vencer el individualismo, y crear un nuevo paradigma de construcción del hábitat, basado en la solidaridad y el bien común. Así se entiende en el mundo y así lo aplicamos.

Califica este artículo
Rate this article:
No rating
Comparte en
Agregar a favoritos
Agregado a favoritos Eliminado de favoritos

ACERCA DEL AUTOR

{{authorSel.Nombre}}

{{ authorSel.Nombre }}

Profesión: {{authorSel.Profesion}}

País: {{authorSel.Pais}}

{{authorSel.Descripcion}}

Ver más del autor

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment